lunes, 18 de marzo de 2013

El Ayuno Bíblico


El Ayuno Bíblico

Introducción
El propósito principal de este ensayo sobre el ayuno es doctrinal, para dar los  ejemplos, patrones, principios y normas que encontramos en la Biblia para entender lo que es normativo en contraste con lo que es de la experiencia humana.  No podemos sacar nuestra doctrina sobre el ayuno basado en las experiencias humanas sino en lo que haya sido establecido por Dios.  La práctica cristiana del ayuno en cuanto a:  si debo o no debo ayunar, ¿por qué ayunar?,
¿cuántas veces debo ayunar?, ¿por cuánto tiempo debe ser cada ayuno?, etc. tiene que tomar en cuenta primero lo que la Biblia establece.  Jamás la intención aquí es para decir que no se debe ayunar, sino establecer claramente lo que la Biblia habla acerca de esta práctica. ¿Qué fue un ayuno bíblico y por qué lo practicaban?  ¿Qué era necesario hacer en un ayuno?  La idea es separar lo que el hombre ha hecho (las prácticas religiosas) a través de la historia humana con lo que Dios establece como norma espiritual.  Es decir, la práctica no hace la norma, sino las normas vienen por principios bíblicos.   Esto  también implica que no podemos sacar principios de las prácticas de los hombres paganos descritos en la Biblia.  El ayuno del pueblo pagano de Nínive no es un ejemplo para el creyente, sino una muestra de la práctica entre ellos.  Dios no les dijo que debieran ayunar, era la reacción normal para ellos hacia la amenaza del juicio de parte de Dios. ¡Qué Dios nos ayude a practicar el verdadero ayuno bíblico!

El Origen del Ayuno:
El  origen exacto del ayuno es desconocido, ha existido  desde la antigüedad, aún antes de escribir el Antiguo Testamento, y  es practicado en la mayoría de las religiones y culturas del mundo como una disciplina religiosa obligatoria (ascetismo) o una simple práctica por motivos políticos (protestas) o físicos (dietas).   Siempre ha sido parte de la vida ascética para la perfección espiritual y considerado como una de las disciplinas espirituales para los cristianos.  Todos  tienen  sus  normas  y  principios  acerca  de  cómo  practicarlo.  Entonces,  el  ayunar  no  es exclusivamente una práctica judía/cristiana.   No hay evidencia bíblica que Dios haya dado el origen del ayuno. Además era y todavía es un acto normal durante tiempos de gran dolor o pesar, de ahí llegó a simbolizar luto, duelo o lamentación junto con el cilicio y la ceniza. El testimonio bíblico muestra que era practicado por muchas culturas, incluyendo el pueblo judío.   En las religiones paganas, el ayuno es una forma de aplacar la ira y los celos de los dioses.  Muchas veces hoy, el ayuno que practica los cristianos es simplemente un ayuno pagano en vez de bíblico, porque lo usan para ganar favores materiales de Dios.  Así que, reconocemos que el ayuno es y ha sido una práctica común humana sin que haya sido un mandato expreso de Dios.

Aclaraciones Sobre una Definición del Diccionario Común:
! “La abstención de toda comida por un tiempo específico.  A veces incluyendo abstención de agua.”
! “Privarse de algún gusto o deleite,  mortificación religiosa (aflicción del cuerpo).”

Nota:   Vemos que la primera definición nos dice que “a veces incluyendo abstención de agua”.  Es verdad que a veces el ayuno es acompañado por no tomar agua, pero eso no es la definición del ayuno; el ayuno en sí es no comer por un tiempo definido.  Es verdad que a veces junto con el ayuno se usaba ceniza, el cilicio, la oración, el flagelo, no dormir, no tomar agua, etc.  Así pues, es posible añadir muchas cosas más al ayuno.

La segunda definición del diccionario muestra que la palabra “ayuno” ha llegado a tener un significado más amplio de lo  encontramos en la Biblia.   El significado bíblico (basado en los ejemplos) implica la abstinencia total de comida por un periodo determinado.  Para no confundir términos bíblicos, no debemos emplear la palabra “ayuno” a otras “abstinencias”, por ejemplo,  un ayuno sexual, un ayuno de ver televisión,  un ayuno de jugar fútbol,  o un ayuno de cierta clase de comida.  Algunos emplean la palabra ayuno al abstenerse de comida sólida, permitiéndose comer jugos (intencionalmente puse comer jugos en vez de beber jugos, porque tomar jugos es simplemente comer comida líquida).   Pregunto:  ¿Es un ayuno siempre y cuando no tenemos que masticar?  Que tal si decidimos no comer carne ni  beber vino,  sino  solo  verduras y  agua, ¿es un ayuno?   No.  Llamar a estos ejemplos “ayuno” simplemente es abusar de un término y carece de sentido bíblico.  Aquí quiero que entendamos la diferencia entre privarse o abstenerse de algo, sacrificar algo, disciplinarse, tomar la cruz, etc.  Todas estas cosas son importantes y valederas para el cristiano, pero no es el verdadero ayuno bíblico.  Tenemos que precisar nuestro uso de la palabra. Ayunar es no comer.  Tampoco es posible hablar de un ayuno parcial, comemos o no comemos, no puede ser un hambre parcial   Si  decidimos comer menos,  está bien, pero no lo  llame un ayuno. Hemos perdido el verdadero significado y aplicación del uso del ayuno.

Palabras son  instrumentos poderosos que escritores usan para transmitir información.   Por el hecho que palabras evocan imágenes mentales, es importante tener definiciones claras para los  términos que empleamos.   Palabras bíblicas conllevan aún mayor peso por el hecho que son reveladas e inspiradas por Dios.  Esto significa que tenemos que emplear una cuidadosa consideración de su definición y su aplicación.  Aqui, el problema es aún mayor en su aplicación para la vida del cristiano.  Cuidado en aplicar ejemplos de los paganos y de los fariseos hipócritas.

Entonces, ¿qué imagen viene a la mente al escuchar la palabra, “ayuno”? Puede ser diferente para diferentes personas dependiendo de su  trasfondo cultural o  religioso.  Así  que, necesitamos conocer el uso de esta palabra primero bíblicamente, es decir, ¿cómo emplea la Biblia esta palabra?, porque nosotros podemos decir que hay un ayuno bíblico y hay un ayuno cristiano, hay el ayuno budista y el ayuno mulsumán, etc.  A través de la historia cristiana ha habido diferentes conceptos sobre el ayuno, a veces negando el ayuno por un lado, o teniendo el ayuno como obligación por el otro. Para muchos, el ayuno simplemente ha llegado a ser un rito religioso sin sentido bíblico.

Nosotros necesitamos primero conocer bien el uso del ayuno por el pueblo de Dios en la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, para luego hacer una aplicación a nuestra vida de hoy.  Por esa razón el enfoque aquí es “El Ayuno Bíblico”.

Proposición:  Una Definición del Ayuno Bíblico
El ayuno bíblico es la abstinencia voluntaria de comida por un propósito espiritual.
Esta es la única clase de ayuno que la Biblia propone. Vemos que tiene que tener un propósito específico y por razones espirituales.  La pregunta para hacerse: ¿Por qué voy a ayunar? Tenga razones correctas y bíblicas.  La idea no es ayunar por ayunar.  No debemos ayunar simplemente porque hoy es jueves y siempre ayuno los jueves, es una mala razón por ayunar.  Hay un peligro muy grande al ayunar con regularidad o por simple costumbre – se pierde el propósito correcto. Llega a convertirse en un rito sin sentido, por religiosidad e hipocresía.  Debemos ayunar solo cuando tenemos una razón específica y sentimos una profunda necesidad.  Vea los ejemplos bíblicos.  ¿Cuándo y por qué ayunaron?   Nota:  El simple hecho que fulano ayunó en dado momento y por X razón no significa que es una norma o principio para seguir.  ¿Es principio, o es cultural y ocasional?

Duración y Tipo:
El ayuno podría durarse de las horas diurnas (12 horas del día) (Jueces 20:26; 1 Samuel 7:6; 2 Samuel 1:12, 3:35), por una noche (Daniel 6:18-24 - un rey pagano); por tres días (Ester 4:16, Hechos 9:9); por siete días (1 Samuel
31:13 - de luto); por 14 días (Hechos 27:33, 34 - paganos en peligro de vida), y hasta los 40 días (ej. Moisés, 2 veces; Elías y Jesús).  [Hubo una persona (no de la Biblia) que duró (bajo circunstancias muy ideales) hasta los 90 días.  Pero debemos preguntarnos, ¿por qué? o ¿para qué?  ¿Con qué fin lo hizo?  Hay muchos cristianos hoy que buscan ayunar 40 días o más.  ¿Por qué?   ¿Por qué buscan imitar el ejemplo de Moisés, Elías y Jesús, quienes no lo hicieron como costumbre sino bajo unas circunstancias muy especiales e únicas?  Moisés lo hizo simplemente porque estaba en el Monte de Sinaí con Dios, pero en su vida común, no hay evidencia bíblica que lo practicaba así constantemente.   Elías, también lo  hizo una sola vez por razones muy particulares y milagrosamente, pero no lo tenía como costumbre hacerlo.  Jesús lo hizo una sola vez, porque fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por Satanás.   No hay ninguna mención después de que haya vuelto a ayunar.   Luego no hay testimonio bíblico que los apóstoles hayan ayunando por tiempos largos y siempre era por un propósito específico.  No hay testimonio bíblico de que ellos ayunaban constantemente.  Eran momentos muy específicos.

El  ayuno, históricamente, podría ser sin  comida y  bebida por algún tiempo  específico, o  ser la abstinencia de comida pero no de agua (Esdras 8:21); abstinencia de día pero no de noche (2 Samuel 1:12). Creo que a menos que la Biblia diga que fue sin agua (Esdras 10:6 - pero no especifica por cuanto tiempo; Deuteronomio 9:9), el ayuno normal solo consistía en la falta de comida.   Es decir, que el ayuno consiste en privarse de comida.   Privarse de agua no es parte normal del ayuno, porque entonces sería necesario privarse de agua todas las veces que se hace ayuno.  Es obvio por el contexto que el ayuno de Jesús fue sin comida pero no sin agua.  Después de los 40 días, “Tuvo hambre” y la tentación de Satanás era de convertir las piedras en pan. No hay nada para darnos a entender que también tuvo sed.  El cuerpo humano no puede resistir tanto tiempo sin agua, especialmente en un desierto.  Tenga cuidado en privarse de agua, puede dañar la salud o aún causar la muerte.

Nota:  En el caso de Daniel 10, no se llama específicamente un ayuno porque un ayuno es estar sin comida.  “Pasé tres semanas como si estuviera de luto.” Daniel 10:2 [NVI].  Daniel 10:2, 3, “En aquellos días, yo, Daniel, había estado en duelo durante tres semanas completas. 3No comí manjar delicado ni entró en mi boca carne ni vino, ni usé ungüento alguno, hasta que se cumplieron las tres semanas.” [LBLA].  Es difícil usar este ejemplo como si fuera un ayuno parcial, y la Biblia no lo llama un ayuno tampoco.  Compare esto con las palabras de Jesús en cuanto a como debemos ayunar, Mateo 6:17, 18, “Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18para no hacer ver a los hombres que ayunas, sino  a tu  Padre que está en secreto; y  tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.” Entonces, está bien hacer estas cosas cuando es por duelo y luto, pero no para un ayuno bíblicamente aprobado.

Razones por las cuales algunos practicaron el ayuno:
1. Falta de comida:  un ayuno forzado - les tocó, no había comida (Mateo 15:32; Hechos 27:21, 31-36).  Entonces no fue por motivos religiosos ni espirituales.  Mucha gente hacen estos ayunos forzados sin querer.
2. Falta de apetito por las emociones (1 Samuel 1:8,18; 20:34; 2 Samuel 1:11,12).  No quiere comer.
3. Huelga de hambre (la cual no es bíblico).  No comer como protesta.
4. Motivos religiosos
a. Arrepentimiento
1) El “afligir el alma” (Levítico 16:29, 31; 23:27-32).  La Nueva Versión Internacional [NVI] traduce esta frase con “ayunarán” cuando el original no lo dice, y no necesariamente era la misma cosa.  La Biblia de las Américas [LBLA] dice, “humillaréis vuestras almas”.  Es interesante que la NVI en inglés usa la expresión “negarse a sí mismo”.  Compare con Salmo 35:13 y Isaías 58:3.  Así que es más cuestión de actitud (es del alma) que simplemente pasar hambre.   Esto es el único caso obligatorio por parte de Dios, y eso que sea una sola vez al año.
2) Humillarse por medio de negarse como expresión correcta del arrepentimiento (1 Samuel 7:6; 2 Samuel
12:15,16).  En el caso de Nínive, es un pueblo pagano que lo hace, (Vea Jonás 3:5-9), Dios no dijo que el pueblo de Nínive ha de ayunar para escapar Su juicio, era decisión propia del rey de Nínive.  Dios miró el corazón y vio que eran sinceros en su arrepentimiento.  El pagano piensa aplacar la ira de sus dioses por medio del ayuno.  Pero Dios ve el corazón.
b. Acompañar la oración (2 Samuel 12:16-23; Salmo 35:13,14; Hechos 1:4-11).   La oración (mayormente la confesión de pecados) era parte integral con el ayuno.
c. Devoción a Dios, el servicio a Dios (Esdras 8:21; Hechos 13:1, 2).
d. Buscar la voluntad de Dios (Hechos 13:2-3; 14:23).  Es importante ver que tenemos solo dos ejemplos que el ayuno fuera parte de la búsqueda de la voluntad de Dios.   Pero algunos toman esto para decir que el cristiano tiene que o por lo menos, debe de ayunar al buscar la voluntad de Dios.  Nuevamente, la práctica no hace la norma.  Es simplemente el sentir de ellos en el momento.  No encontramos a Pablo ayunando para saber si debiera o no seguir la visión del hombre de Macedonia.
5. Provocado por gran peligro (Esdras 8:21-23; Ester 4:13-16).  ¿Quién les mandó ayunar?
6. Beneficios físicos (no se menciona bíblicamente).  Muchas personas usan el ayuno como parte de un programa de salud sin un motivo religioso, es decir, un ateo puede ayunar.  Debemos separar lo que es un verdadero ayuno bíblico y el privarse de comida.   No vamos a discutir los beneficios físicos de abstenernos de comida por un tiempo específico porque eso no es la intención de este estudio.

Así que, debemos notar la diferencia entre lo que es un mandato de Dios y lo que es una práctica de los hombres. Hay muchos ejemplos bíblicos de personas que hicieron ayunos, pero sin que sean por obligación o mandato de Dios.

Algunas Aclaraciones y Conclusiones:
1. Por no ser un mandato de Dios, no es una obligación cristiana; es decir, no es un principio o norma establecida por Dios.  No hay ningún mandato específico para el creyente diciéndole que deba ayunar.  No podemos decir que es una práctica igual de importancia como la oración, porque la oración vez tras vez es un mandato de Dios; más bien el ayuno siempre era voluntario, resultado de un estado mental humano, que lo llevaba a ayunar.  La única mención de algo parecido (y eso del Antiguo Testamento) es cuando Dios mandó a Israel a “afligir el alma” anualmente en el día de la Expiación como una demostración de angustia por el pecado (Levítico 16:29-31; 23:27-

29; Jeremías 36:6) - es decir, una vez al año. Pero aún así no fue llamado por Dios un ayuno. Y esto llegó a ser una práctica sin sentido para la mayoría de los judíos (Zacarías 7:5, 6).   Entonces una gran parte de los textos bíblicos es para corregir el mal uso del ayuno en vez de exigirlo.  La Biblia presupone que el hombre va a ayunar (voluntariamente), así exige que sea de corazón y no hipócritamente, pero nunca manda a hacerlo, sino cómo hacerlo.

2. Aparte de un arrepentimiento nacional o  de emergencia nacional (2 Crónicas 20:3;  Joel 1:14;  2:12,15; Esdras
8:21,  23; Ester 4:16;  9:31) o  en el caso mencionado arriba; el ayuno en el Antiguo Testamento siempre era individualmente practicado según su propio parecer o necesidad.  Nuevamente, siempre eran ocasionales, no hay evidencia que lo practicaban con regularidad.

3. El ayuno durante el tiempo de Jesús llegó a ser sólo una observancia religiosa y legalista por parte de los fariseos para mostrar su piedad hipócrita.  Era más importante para ellos ayunar que ofrecer sacrificios o dar limosnas.  El ayuno debe ser acompañado con obediencia a Dios y amor a otros (Isaías 58:3-9; Lucas 18:10-12).  Según Jesús el ayuno debe ser practicado en secreto (Mateo 6:16-18); sin  severidad (austeridad) o  rigidez (Mateo 6:16); sin hipocresía (Mateo 6:16;  Lucas 18:12); voluntario, sin  imposición (Mateo 6:16; Marcos 2:18-20). ¿Al ayunar, estamos cumpliendo las normas de Cristo?

4. ¿Qué del mismo ayuno que hizo Jesucristo?  (Mateo 4). Algunos han sacado una multitud de conjeturas de este ayuno de 40 días cuando la Biblia solo nos dice que fue llevado al desierto por el Espíritu Santo para ser tentado por el diablo. No fue necesariamente con el propósito de ayunar. ¿Por qué Satanás esperó los 40 días antes de venir a tentarlo.  ¿Lo quería bien derrotado físicamente?  ¿Venció a Satanás por haber ayunado?  ¿Es esto un caso de ayuno forzado, o tenía Jesús una razón especial para ayunar?  ¿Jesús sintió una necesidad de ayunar antes de comenzar su ministerio?    ¿Su ayuno fue para prepararlo para el ministerio?  Así, entonces, ¿debe todo ministro ayunar 40 días antes de comenzar su  ministerio?   Esa conclusión sería un abuso de las Escrituras cuando no sabemos cuál fue la intención del Espíritu para este ayuno.

5. Luego Jesús nunca ordenó a sus discípulos ayunar, incluso dijo que mientras El estaba presente con ellos no era apropiado ayunar (Marcos 2:18-22). Sin  embargo, Jesús reconoció  que llegaría el día cuando sus  discípulos sentirían la necesidad de ayunar (vea también Mateo 6:16), pero no los obligó a hacerlo.  Entonces vemos dos casos cuando practicaban el ayuno (Hechos 13:2-4; 14:23). ¿Llegó a ser costumbre de ellos? ¿Con qué regularidad ayunaban?

6. No debemos usar Marcos 9:29 y Hechos 10:30 como textos sobre el ayuno porque carecen de legitimidad textual.
Compare la Reina Valera con La Biblia de las Américas, “Y El les dijo: Esta clase con nada puede salir, sino con oración.” Marcos 9:29, es decir entonces, que el ayuno bíblico no era para sacar demonios o hacer liberaciones. Jesús no lo hizo ni los apóstoles cuando tuvieron que enfrentar a los demonios.

Hechos 10:30,  “Y Cornelio dijo: A esta misma hora, hace cuatro días, estaba yo orando en mi casa a la hora novena; y he aquí,  un hombre con vestiduras resplandecientes, se puso  delante de mí.”    Estos versículos no mencionan “ayuno” como lo hace la Reina Valera.  También, el versículo, Mateo 17:21, fue excluido en la Nueva Versión Internacional por la misma razón.

7. Las Epístolas no dan ninguna ordenanza en cuanto a la práctica del ayuno; es decir, si se debe o no hacerlo; ni dice  cómo  debe  hacerlo.    Aún  es  debatido  si  los  ayunos  de  Pablo  eran  voluntarios  o  forzados  por  las circunstancias (Hechos 27:9, 33-35; 2 Corintios 6:5; 11:27).  Si estos ayunos eran voluntarios, Pablo no tiene por qué quejarse de algo que supuestamente quiso hacer voluntariamente.

8. Debemos distinguir entre los beneficios físicos y los espirituales del ayuno.  Si queremos ayunar como parte de nuestra dieta y estado físico está bien, pero la Biblia ni contempla esto como parte del propósito del ayuno.  Hoy en día personas hablan mucho de los beneficios físicos del ayuno, en permitir el cuerpo un descanso fisiológico y para restaurarle la salud, pero debemos hacer una distinción entre la razón física y de los principios bíblicos en cuanto al ayuno para razones espirituales.   Nota:   Yo creo que la gente bíblica nunca encontró la necesidad de ayunar por razones físicas porque su  dieta no contenía tanta  chatarra como hoy día.    Tenían una dieta más saludable.   Cuando Daniel propuso en su corazón no comer de la mesa del rey, él no lo hizo para ayunar, sino porque para él era una cuestión moral, de conciencia, basado en sus convicciones sobre esa clase de comida y las

normas establecidas por la Ley de Moisés.   Nuevamente, no era un ayuno, porque él comía muy  bien de otra comida.

Los Peligros y Malos Entendidos sobre el Ayuno (o El Mal Uso del Ayuno)
1. Que es una penitencia por el pecado.  Es posible usar el ayuno como parte de una disciplina espiritual, pero no es espiritual por el simple hecho de ayunar, sino por la disposición del corazón.  El que ayuna y él que no pueden ser igualmente espirituales. Lo importante es la confesión de pecado.
2. Que uno puede recibir favores de parte de Dios al ayunar (como chantaje o palanca). No es una manera de obligar a Dios para responder a nuestras peticiones, sino para mostrar nuestra sinceridad en buscar la voluntad de Dios. El ayuno no es para conseguir cosas materiales, sino para glorificar a Dios.
3. Que es obligatorio o necesario practicarlo con regularidad.  Es decir, que llegue a ser un rito o práctica habitual sin sentido, el legalismo fariseático.   La Biblia habla de casos de ayuno, (en momentos  de gran dolor o pesar espiritual, o en la búsqueda de Su voluntad), pero sin mostrar que fue una práctica constante o habitual en sus vidas. Descartando obviamente a las prácticas religiosas de los fariseos.  ¿Cuántas veces ayunaban los apóstoles?
¿Basado en qué principio bíblico creemos que se debe ayunar constantemente como una práctica religiosa?  Vea la diferencia entre el ayuno y la oración en cuanto a la enseñanza bíblica.    Debemos orar sin  cesar, ¿hay algún mandato así sobre el ayuno?
4. Que llega a ser simplemente una autodisciplina rígida (por efectos físicos no espirituales) o por el ascetismo.  La influencia del ascetismo ha afectado la doctrina sobre el ayuno en la iglesia cristiana.   Debemos volver a los principios bíblicos.  Para muchos el ayuno es como subir de rodillas a un santuario especial con la intención de: buscan favores, cumplir una promesa o por simple ritualismo.
5. Que es simplemente ir sin  comida por largos tiempos.   El ayuno bíblico no es simplemente la privación de alimentos.  Tiene mucho que ver con nuestra actitud y motivos, con el corazón.  Tal vez por esa razón se habla de “afligir el alma” o “humillaréis vuestras almas”.   Un ayuno bíblico fue acompañado con el descanso físico, el arrepentimiento y la oración. El ayuno sin oración no me parece ser un ayuno bíblico.   Ayunar todo un día mientras sigue en su trabajo normal no es un ayuno bíblico sino una simple depravación de alimentos.  Esto no trae ningún beneficio espiritual.  Debemos usar el ayuno para poder dedicar más tiempo a la confesión, la oración, y la búsqueda de la voluntad de Dios, y no para un simple aguantar de hambre.  Nota:  podemos orar sin ayunar, pero o podemos ayunar bíblicamente sin orar.

Dos Observaciones:
1.  Los  judíos  comenzaron  a  observar  4  ayunos  anuales  durante  el  cautiverio  babilónico  aparentemente  sin autorización divina.  Y la voz divina profética decía que sus ayunos anuales se convertirán “en gozo y alegría, y en festivas solemnidades” (Zacarías 8:19, comparar con 7:3-10). ¿Cuándo iba a suceder esto?
2. Los judíos legalistas durante el tiempo de Jesús llegaron a ayunar religiosamente 2 veces a la semana, los lunes y los jueves, (Lucas 18:12) como parte de sus buenas obras.  El hombre siempre busca ser religioso en vez de tener una relación  personal con Dios.    Muchas personas tratan de  calmar su  conciencia o  sentirse más espiritual haciendo ayunos en vez de tener una relación personal con Dios a través de Cristo.

Posibles beneficios espirituales del ayuno bíblico dependiendo de nuestra actitud, disposición y relación con Dios:
1. Durante el ayuno bíblico y espiritual muchas personas encuentran que las facultades mentales y espirituales son más alertas y sensibles al Espíritu de Dios.  Les permite enfocarse más en lo espiritual, buscando servir a Dios. Cualquier cosa que realmente me hace acercar más a Dios es útil.
2. El ayuno tiene el enfoque de profundizar nuestra humildad.   Muchas veces vemos la humillación junto con el ayuno (Esdras 8:21; Salmo 35:13).
3. El ayuno intensifica nuestra concentración en la oración. La intercesión parece ser más fácil y efectiva.
4. El ayuno puede darnos mayor determinación de seguir orando sin distracción.  Uno dispone más tiempo para la oración.
5. Se puede manifestar su arrepentimiento a Dios (Jonás 3:5) [si se hace de corazón].
6. Crea autodisciplina y dominio propio sobre los deseos carnales.  Entonces la persona con problemas de gula tal vez podría beneficiar de un ayuno con oración.
7. Mateo 6:16-18.  Si se hace correctamente, recibirá recompensa de Dios.

Conclusión:
No veo que el ayuno haya sido  establecido (ordenado) por Dios, sino  es una práctica humana, no importando la religión de la persona:  sea cananeo, asirio, persa, budista, musulmán o cristiano.  Lo que sí vemos claramente en la Biblia es la forma correcta de hacerlo, es decir, las exhortaciones contra el mal uso del ayuno o la forma en que lo hace.  Dios no prohibe el ayuno; El reconoce que el hombre lo va a practicar, pero sí busca que lo haga con un verdadero propósito espiritual. Tampoco vemos que era una costumbre habitual (constante) de la gente piadosa; la mayoría de los ejemplos bíblicos fueron ocasiones muy específicas y esporádicas y por motivos especiales (así como luto o arrepentimiento o por no haber comida).   ¿Cuántas veces en sus vidas ayunaron Abraham, Moisés, David, Isaías, Jesús,  Juan, Pedro, Pablo, etc.?   ¿Es correcto tomar normas y principios de los  ejemplos bíblicos?   Por ejemplo, por el hecho que David ayunó por su hijo moribundo - quien Dios había dicho que moriría, entonces cada vez que se enferma mi hijo  ¿debo ayunar?   Recuerde que el niño  murió como castigo de Dios por el pecado de David.  El ayuno no cambió la voluntad de Dios.  Pero David mostró su arrepentimiento sincero, se afligió su alma delante de Dios.  Vemos su sinceridad por medio del Salmo 51.

Si  alguno siente  el deseo  o  la necesidad  de ayunar  por una  necesidad  espiritual específica,  hágalo, pero  sin hipocresía, con toda humildad y arrepentimiento. Hágalo por un propósito específico. No use el ayuno para buscar ganarse favores de Dios especialmente favores materiales. Recuerde que Dios condenaba a las personas que lo hacían por religiosidad.

Todos hacemos un ayuno diario, por esa razón en la mañana se llama desayuno. ¿Pero eso es lo que la Biblia dice ser un ayuno?  Dos o tres horas sin comer tampoco es un ayuno, si fuera así estaríamos ayunando todos los días entre el desayuno y el almuerzo y luego entre el almuerzo y la comida.   Me parece que el ayuno practicado en la Biblia era mínimo 12 horas con el propósito específico de pasar de largo una comida normal, es decir, sin comer nada.   Menos de eso, no era considerado un ayuno.   Recuerde que la Biblia da una historia de las personas que hicieron ayunos en diferentes momentos de su vida.   La Biblia claramente muestra que el hombre ya a ayunar en ciertos momentos, pero la pregunta primordial para este estudio es si la Biblia dice que el cristiano debe ayunar, o simplemente puede, si desea hacerlo.  Creo que no es un verdadero ayuno si sentimos obligados a ayunar, o creemos que Dios solo contesta nuestras oraciones si ayunamos.   Lo importante es el corazón, no el aguantar de hambre. Pero si el hambre nos ayuda a enfocarnos más en Dios y consagrar más nuestra vida, entonces hágalo.

Así que, lea los versículos bíblicos acerca del ayuno y pregúntese de lo que Dios quiere en cuanto al ayuno.


Los Pasajes Bíblicos sobre el ayuno

Como parte de este estudio, observe en los versículos siguientes,  pero también en sus contextos, si  el ayuno: 1) fue declarado por Dios; 2) fue de voluntad propia espontáneamente por una razón especial; 3) fue un orden del líder del pueblo, 4) fue simplemente por tradición humana, o 5) acto de una cultura pagana.

Hágase estas preguntas al leer los textos:   ¿Cuáles son las circunstancias que lo provocó? ¿Era por costumbre cultural?
¿Cuántas veces fue por motivo de arrepentimiento de pecados cometidos,  o por alguna tragedia personal o nacional?
¿Cuántas veces dice Dios que lo estaban haciendo mal o que no le agradaba a El?  ¿Cuántos textos describe la manera de ayunar?  ¿Debo ayunar sin agua, con agua, con jugos?  ¿Cuántas horas sin comida es un verdadero ayuno?  ¿En cuáles casos el ayuno fue forzado por la escasez de alimentos y no por propósito voluntario o religioso?

Jueces 20:26, “Entonces subieron todos los hijos de Israel, y todo el pueblo, y vinieron a la casa de Dios; y lloraron, y se sentaron allí en presencia de Jehová, y ayunaron aquel día hasta la noche; y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová.”
1 Samuel 7:6, “Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí:  Contra Jehová hemos pecado.”
1 Samuel 31:13, “Y tomando sus huesos, los sepultaron debajo de un árbol en Jabes, y ayunaron siete días.”
2 Samuel 1:12, “Y lloraron y lamentaron y ayunaron hasta la noche, por Saúl...”
2 Samuel 12:16, 21-23 “Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.”  Y le dijeron sus siervos:   ¿Qué es esto que has hecho?  Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y

muerto él,  te levantaste y  comiste pan.   Y él respondió:   Viviendo aún el niño,  yo ayunaba y  lloraba, diciendo:
¿Quien sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño? Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar?
¿Podré yo hacerle volver?  Yo voy a él, mas él no volverá a mí.”
1 Reyes 21:9, “Y las cartas que escribió decían así:  Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo.”   [vea el contexto]
21:27, “Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado.”
1 Crónicas 10:12, “Se levantaron todos los hombres valientes, y tomaron el cuerpo de Saúl y los cuerpos de sus hijos, y los trajeron a Jabes; y enterraron sus huesos debajo de una encina en Jabes, y ayunaron siete días.”
2 Crónicas. 20:3, “Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.”
Esdras 8:21, 23,  “Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes...23Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio.”
Esdras 10:6, “Después se levantó Esdras de delante de la casa de Dios y entró a la cámara de Johanán, hijo de Eliasib.
Aunque entró allí, no comió pan ni bebió agua, porque hacía duelo a causa de la infidelidad de los desterrados.” Nehemías 1:4, “Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios
de los cielos.”
9:1,2,   “El día veinticuatro del mismo mes se reunieron los hijos de Israel en ayuno, y con cilicio y tierra sobre sí...confesaron sus pecados, y las iniquidades de sus padres.”
Ester 4:16, “Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y  día; yo también con mis  doncellas ayunaré igualmente, y  entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.”
Salmo 35:13,  “Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de cilicio; afligí con ayuno mi alma, y mi oración se volvía a mi seno.”
69:10, “Lloré afligiendo con ayuno mi alma, Y esto me ha sido por afrenta.  Puse además cilicio por mi vestido, y vine a serles por proverbio.”  [vea el contexto]
109:24, “Mis rodillas están debilitadas a causa del ayuno, y mi carne desfallece por falta de gordura.”
Isaías 58:3-6,  “¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido?
He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.  He aquí que para contiendas y debates ayunáis, y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto....”  [Lea todo el capítulo.]
Jeremías 14:12, “Cuando ayunen, yo no oiré su clamor, y cuando ofrezcan holocausto y ofrenda no lo aceptaré, sino que los consumiré con espada, con hambre y con pestilencia.”
36:9, “...que promulgaron ayuno en la presencia de Jehová a todo el pueblo de Jerusalén y a todo el pueblo que venía de las ciudades de Judá a Jerusalén.”
Daniel 6:18, “Luego el rey se fue a su palacio, y se acostó ayuno; ni instrumentos de música fueron traídos delante de él, y se le fue el sueño.” [un rey pagano también ayunaba]
9:3,4,   “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.  Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo...”  [Si vamos a tomar esta práctica de Daniel sobre el ayuno como norma para el cristiano, entonces también debemos usar el cilicio y la ceniza.]
Joel 1:14, “Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová.”
2:15, “Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea.”
Jonás 3:5-10, “Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos....”  [Un rey pagano proclamó el ayuno para todo el pueblo]
Zacarías 7:5, “Habla a todo el pueblo del país, y a los sacerdotes, diciendo:  Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿habéis ayunado para mí?”
8:19, “Así ha dicho Jehová de los ejércitos;  El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en festivas solemnidades.  Amad, pues, la verdad y la paz.” [Hacían 4 ayunos anuales que nunca fueron ordenados por Dios.]

Mateo 4:2, “Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.”
6:16-18, “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas...”
9:14-17, “¿Por qué nosotros y  los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?....”   [Marcos
2:18-20; Lucas 5:33-39]
15:32,  “Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y  no tienen que comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino.”  [Marcos 8:2, 3]
Lucas 2:37, “y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo,  sirviendo de noche y  de día con ayunos y oraciones.”
18:12, “Ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.”  [Religiosidad]
Hechos 8:8, 9, “Saulo se levantó del suelo, y aunque sus ojos estaban abiertos, no veía nada; y llevándolo por la mano, lo trajeron a Damasco. 9Y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.”  [Saulo en su conversión.]
13:2,3, “Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo...habiendo ayunando y orado...”
14:23, “Después que les designaron ancianos en cada iglesia, habiendo orado con ayunos, los encomendaron al
Señor en quien habían creído.”
27:9, 33-38, “Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba...”  [Probablemente este “ayuno” es la fiesta anual de la Expiación.  Entonces esto nos dice más o menos la época del año, entre finales de septiembre y comienzos de octubre.  En este tiempo es peligroso navegar.  En en contexto vemos que son los paganos que no comían, no Pablo.  ¿Por qué no comían?]
2 Corintios 6:5, “en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos...”
11:27, “en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez...” [Vea que Pablo está hablando de sus sufrimientos por la causa de Cristo.  No parece ser ayunos de agrado ni mucho más voluntarios.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

EL ARTE DE SERVIR

Todo lo que hacemos lo hacemos para la gloria de Dios.
Si en algo este curso te ayuda, será un placer para nuestro ministeriopoder ayudarte y conocerles.
Somos de San José, Costa Rica y desarrollamos los cursos en Escazú ,en la Iglesia Seguidores de Cristo.

Nuestra inspiración es servir y dar por gracia lo que por gracia hemos recibido. Por esta razón todo lo que hacemos es gratis, y solo creemos que
Cristo tiene cuidado de nosotros.
Y que cuando necesitemos algo él lo proveerá sin problemas, por esto los insto a ser fieles a su fé en Jesucristo y servirle con amor y dedicación.

visita nuestro blog, y cada semana recibirás material importante para que puedas crea un grupo de mimo en tu Iglesia o comunidad.

Formar lideres es una de nuestras metas, con el apoyo de Dios y el esfuerzo de cada corazón que el señor toque, creceremos en sabiduría y entrega para hacer grande el nombre del salvador y llevar salvación a las almas necesitadas , por medio del arte.

El arte de servir.